Francisco llegó a un Irak convulsionado

Paz, reconciliación, reconstrucción, esperanza. Serán los grandes temas del histórico viaje que comienza Francisco hoy a Irak, adonde llegó a las 8 (hora argentina), el primero de un papa a una tierra considerada la “cuna de las civilizaciones” y el más peligroso de su pontificado al darse en un país aún convulsionado por décadas de guerras, divisiones, sectarismo y terrorismo fundamentalista.

“Estoy contento de retomar los viajes”, dijo Francisco en el avión antes de bajar en el aeropuerto de Bagdad, donde lo esperaba el primer ministro iraquí, Mustafá Al Kadhemi, mientras sonaban las notas del “Himno a la alegría”.

“Y este viaje emblemático es también un deber hacia esta tierra mártir desde hace tantos años”, agregó el pontífice, en su primer vuelo internacional después de 15 meses, tras una pausa obligada por la pandemia del coronavirus.

Francisco, que realiza este viaje en plena pandemia y pese a una situación de enorme inestabilidad, cumplirá el sueño de san Juan Pablo II, que para el gran Jubileo del año 2000 había querido peregrinar a Ur de los Caldeos, lugar de nacimiento de Abraham, considerado el patriarca de las tres grandes religiones monoteístas: cristianismo, judaísmo e Islam.

Tal como aseguró en un videomensaje que envió a la población de este país mayoritariamente musulmán, que deberá resignarse en su inmensa mayoría a verlo por televisión debido a la cuarentena total vigente por la pandemia, Francisco, de 84, llegará como un “peregrino penitente”, un “peregrino de la paz” y un “peregrino de esperanza”.

“Voy como peregrino, como peregrino penitente, a implorar al Señor el perdón y la reconciliación tras años de guerra y terrorismo, a pedir a Dios consuelo para los corazones y curación para las heridas. Y voy entre ustedes como peregrino de paz, para repetir: ‘Todos ustedes son hermanos’”, dijo, al mencionar el lema de su viaje, el 33º internacional de su pontificado y el primero después de una interrupción de 15 meses debido a la pandemia.

“Sí, voy como peregrino de paz en busca de la fraternidad, animado por el deseo de rezar juntos y de caminar juntos, también con los hermanos y hermanas de otras tradiciones religiosas, en el signo del padre Abraham, que une a musulmanes, judíos y cristianos en una sola familia”, subrayó. Seguramente el Papa, que se reunirá el sábado con el ayatollah Al-Sistani, máximo líder chiita en uno de los momentos clave de la gira, reiterará esta idea en un encuentro interreligioso que presidirá más tarde en Ur de los Caldeos, la antigua ciudad bíblica que se levanta cerca de Nasiriya. Y durante los tres días que durará la visita, la primera de un Papa a un país de mayoría chiita y una maratón más que intensa para alguien que padece ciática, con más de 1400 kilómetros, vuelos internos y traslados en helicóptero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: